Relato: DEJA QUE LO HAGA

autumn_night_hdr_by_kaldrax-d4f65ab

Podría contarte ahora cómo sucedió, me refiero a cómo me sucedió a mí. Hace ya mucho tiempo, mucho más del que quiera o necesite recordar. Por eso no lo haré. Entenderás en este preciso instante, dada nuestra situación, que tendremos tiempo suficiente para conocernos. No es que estemos aquí ahora y que mañana, o dentro de un rato, vayamos a despedirnos hasta por ejemplo dentro de un par de días o una semana. Ni mucho menos nos despediremos con un hasta siempre. No será así, y no lo será por mucho que ahora lo desees. Seguro que en este preciso instante no deseas algo tanto como perderme de vista para siempre.

Si hay algo que quiero dejar claro es que no es sólo mi culpa. Tú tienes mucho que ver. Es más, si tuviera que pronunciarme acerca de algún tipo de responsabilidad, me atrevería a decir que es sólo tuya. Todos y cada uno de nosotros somos mayores, somos adultos… Debemos afrontar dichas responsabilidades por muy absurdas que parezcan en un primer momento. No, no somos niños. Mi pretensión no es la de convencerte de nada, entiendo que no estés de acuerdo conmigo. Puedes culparme a mí, condenarme por ello si quieres. Pronto entenderás que ya no vale de nada. Absolutamente de nada.

Continua

Relato: MOSQUITOS

mosquito

El doctor Fernández, jefe de psiquiatría en el centro de internamiento Las Colinas, dejó de escribir en su ordenador cuando sintió que la puerta de su despacho se abría.

—Adelante, pase y siéntese—dijo señalando una de las sillas situadas frente a su mesa.

En el centro, permanecían ingresados personas con trastornos psicológicos de diferentes grados. Unos entraban y salían a los pocos meses, otros entraban y pasaban años, pero también los había que entraban… para no salir nunca.

Continua

Relato: EN LA OSCURIDAD

iso

Natalia es una adolescente que no tuvo una infancia fácil. De aquel periodo cuesta encontrar un momento en el que las sonrisas estuvieran por encima de las lágrimas, del dolor. En la más absoluta oscuridad deseó un abrazo de verdad, una caricia, una de esas caricias que otras niñas recibían entre los brazos de sus padres. Con los años fue acostumbrándose, pero el daño estaba hecho. De eso jamás podría librarse. ¿Quién podría hacerlo? ¿Quién podría librarse de algo así? Recién cumplidos los nueve años, vivió una experiencia que cambiaría su vida para siempre.

Continua